miércoles, 28 de junio de 2017

Portear en verano... ideas y trucos para sobrevivir al calor

Hola!!!

Han pasado muchas semanas desde mi último post, pero es que no me da la vida. He estado muy agobiada terminando mi nuevo libro (que saldrá en otoño) y ahora con la inauguración de Cookies&Dreams voy de cabeza!!

Pero quería hablaros de este tema y, ¡por fin! he podido sentarme a escribirlo!!!

Ha llegado el verano de nuevo y, con él, unas temperaturas asfixiantes. Y claro, nos ponemos la mochila de porteo a la espalda y… ¡¡¡horror!!! A nuestro calor corporal se une el de nuestro querido (pero calentido y sudoroso) bebé… ¡¡es como llevar la calefacción encendida!!

Mordisco de amor... ¿¿o será canibalismo?? jajaja.


El verano pasado nosotros ya lo vivimos con Bruno (ya sabéis que nació en agosto y comenzamos a portearle desde que tenía tan solo una semana) y hemos aprendido bastante en estos meses. ç

Os cuento por aquí algunas conclusiones a las que hemos llegado :)

En primer lugar, si estás decido/a a seguir porteando con la mochila que estabas usando, y no es una mochila específica de verano, lo ideal es que no lo hagas durante largos periodos con temperaturas muy altas, ya que el bebé se puede recalentar muchísimo. 

Sabéis que a diario usamos la Ergobaby Adapt (cuyo tejido es bastante gordito) pero cuando las temperaturas suben mucho (por encima de 28-30 grados) sólo la usamos durante ratitos muy cortos ya que Bruno suda muchísimo (y nosotros también). Igual nos pasa con la Boba 4g (en la foto) que es más fresquita que la adapt pero da bastante calor cuando las temperaturas son tan altas. Especialmente con bebés más pequeños hay que tener muchísimo cuidado. 


Por cierto, una recomendación muy útil si vais a hacer esto es lavar muy a menudo la mochila, ya que cogen muchos olores (e incluso se pueden decolorar por el sudor). 

Nosotros por eso tenemos varias mochilas, la verdad, porque cuando una está lavando estás vendido si no tienes una de repuesto. La gente piensa que es una exageración tener más de una, pero nosotros porteamos a diario, varias horas muchos días, así que sin mochila estamos perdidos. 

Un truco: al principio teníamos problemas para lo pero ahora usamos Sanytol Textil siempre al lavarlas para asegurarnos de que se quiten todos los olores y posibles restos de sudor (y babas, jeje). ¡Soy la loca del Sanytol!



Igualmente, respecto a las altas temperaturas, cuidado con el fular elástico y bebés muy pequeños. Da muchísimo calor en verano y no es conveniente si las temperaturas son muy altas.

Una opción más cómoda, si te gusta portear y lo haces mucho, es hacerte con alguna de las mochilas ergonómicas que hay con tejido especial para verano. Nosotros en su día compramos la Marsupi Breeze y nos vino genial cuando Bruno era recién nacido: es muy fresquita y fácil de poner.


Es cierto que ahora ya no la usamos porque Bruno pesa mucho (11kg) y no nos resulta tan cómoda (para leer más sobre esta mochilate invito a leer mi otro post sobre porteo), pero es una súper compra si vuestro bebé es pequeño.

Para bebés más mayores (normalmente a partir de 6 meses) existen mochilas de marcas como Ergobaby o Boba en tejido más fresquito. Nosotros tenemos echado el ojo a una… ¡ya os contaré!

Pero realmente, para mí, hay dos triunfadoras cuando llega el verano:

La bandolera de malla (la mía la cogí en El Último Koala). Es súper fresquita y permite llevar al bebé de manera ergonómica y súper fresquito desde recién nacido. Con ella te puedes bañar en la playa, puedes dar paseos… Es muy cómoda y, sin ser tan tan cómoda como una mochila, reparte súper bien el peso. Yo la uso con Bruno y estoy encantada. Eso sí, es MUY importante aprender a colocarla bien. Quizá ese es el único inconveniente, que es un poco lioso al principio porque hay que hacer “un asiento” con la tela y saberla plegar bien. Esto lo podéis ver en uno de los millones de videos de porteo que hay en youtube (o, mejor aún, si tenéis una tienda de porteo cerca, ir a que os lo expliquen).



Y para bebés que ya se aguantan sentados una maravillosa opción es la Kantan Net (yo la cogí en Kangura). Es igualmente fresquita y su punto a favor es que es súper fácil de poner: es como llevar un asiento incorporado y abulta poquísimo. Yo la llevo siempre en el bolso y me salva la vida cuando Bruno dice: "hasta aquí hemos llegado" y no quiere más carro.  El punto en contra: te obliga a sujetar la espalda del bebé en todo momento (lo que te hace que no tengas tanta libertad con las manos como la bandolera de malla).


Y hasta aquí todo lo que os puedo aportar respecto a portear en verano. 

¡Que las altas temperaturas no os impidan seguir disfrutando del maravilloso mundo del porteo!

Ah!!! Recordad también que cuando porteamos en verano hay que siempre proteger la cabeza de nuestro bebé del sol (o bien con la capucha que incorporan las mochilas o con un gorrito) y ponerle protección solar en brazos, piernas, cara y cuello. 

Un beso y pronto me tendréis de nuevo por aquí :)

Alma

4 comentarios:

  1. Hola Alma, una duda, la bandolera de malla aguanta bien el peso del niño?? mi hijo tiene 8 meses y pesa 10kg, queria saber si soporta bien el peso si hacer daño a mi espalda

    ResponderEliminar
  2. ooooh! genial el post! ya teníamos ganas de uno así :D
    ya estaba informada, pero me encanta leer opiniones porque me estoy mirando un Sukiri precioso que a salido o el Kantan.

    ResponderEliminar
  3. Todas las que tengas dudas de porteo que acudan a una especialista...

    ResponderEliminar
  4. Un post muy interesante. Nosotros porteamos en verano con un mei tai de chinado cuya tela es de fular tejido 100% algodón y la mochila SSC de Bykay confeccionada en algodón y lino, muy ligera y fresquita. Tengo pendiente la bandolera de malla, a ver si cae...

    ResponderEliminar