jueves, 30 de marzo de 2017

Viajar con bebés en avión ¿cómo nos organizamos? (y #sellodecalidad Cabifybaby)

Hola!

Por fin os traigo el post sobre viajar con bebés, con el que espero contestar a muchas dudas que me preguntáis en rrss y por email. Además al final del post os cuento mi experiencia con el #sellodecalidad Cabify Baby organizado por Madresfera.

Ya habéis visto, por los videos que subo a youtube y por mis fotos de instagram, que Brunito ha viajado mucho en sus primeros 7 meses de vida. Londres, Barcelona, Bilbao, Viena, Salzburgo, Qatar, Emiratos Árabes… Sé que hay gente que se lleva las manos a la cabeza, que nos dice que estamos locos, pero para nosotros era (y es fundamental) compartir todos esos viajes y momentos con Bruno. ¡Ahora que le tenemos en nuestras vidas ya no queremos separarnos de él para nada!

Como no tiene mucho sentido que os cuente viaje a viaje, ya que los habéis visto en youtube (y si no, podéis verlos aquí), quería contaros, en general, cómo lo hacemos para viajar en avión con Bruno.

En tren y coche es más habitual, así que eso, de momento os lo ahorro, jaja!

La planificación del viaje es la parte más importante cuando viajas con bebés en avión. Hay que tener todo súper organizado.



Ya no es como cuando viajábamos solos, que con tener el vuelo y el hotel lo demás daba igual. Ahora hay que planificar los desplazamientos entre el aeropuerto y nuestra casa, aeropuerto – hotel, hay que elegir el hotel y su situación en la ciudad respecto a las actividades que queremos hacer… Básicamente hay que llevárselo todo estudiado de casa.

Una de las primeras cosas a tener en cuenta es el tema de la documentación. Para viajar fuera de España hay que sacar el DNI al bebé (y el pasaporte si es fuera de la UE). Hay que pedir la cita con tiempo porque, al menos en Madrid, suele estar todo completo, así que mejor no dejarlo para el último momento. Por supuesto además habrá que investigar si es necesario algún visado y dónde se obtiene. También es fundamental tener muy claro todo el tema de la sanidad en el destino elegido (¿hace falta sacar un seguro? ¿vale con la tarjeta sanitaria? Etc.) Aunque no tiene por qué ser necesario, puede que justo un mal catarro o una fiebre inesperada nos obligue a ir al médico, y mejor saber cuál es la situación ya desde aquí.

Respecto al momento reserva del viaje en avión: hay que recordar que los bebés, aunque vayan en el regazo de su mamá o su papá, pagan billete. En algunas compañías pagan una tarifa plana de bebés, en otras un porcentaje del vuelo de sus padres... ¡Ojo! Si viajas sola/o con dos menores de dos años, además de tener mi admiración más absoluta, jeje, tienes que llevar la sillita del coche, homologada, y uno de ellos tendrá que sentarse en ella a tu lado y el otro irá en tu regazo. El bebé que vaya en la sillita, aunque sea menor de 2 años, normalmente tendrá que pagar la tarifa de niño.


Ojo también al tema maletas. Lo primero es revisar bien las condiciones de la línea aérea pero, normalmente, todas dejan facturar dos bultos gratis por bebé menor de 2 años. Y por bultos no me refiero a maletas sino a carro o cuna de viaje o sillita para el coche. Lo digo porque, normalmente, aunque eso se factura gratis, en muchas aerolíneas los bebés no tienen derecho a maleta facturada. Así que hay que leerse muy bien esa parte. Vaya, que no te van a dejar facturar el carro y una maleta para el bebé, sino que el carro lo facturarán gratis y la maleta tendrás que pagar si es que no figuraba en la reserva que estaba incluido.

Nosotros siempre facturamos el carro (en su bolsa) y, si llevamos la sillita para el coche, pues también. Para la sillita del coche no siempre te dan bolsa de protección, así que si es muy nueva o te da pena que te la rayen, mejor llevar algún tipo de bolsa para meterla. Normalmente te dan la opción de quedarte con el carro y llevarlo a la puerta de embarque, pero nosotros lo dejamos todo en el mostrador al facturar y ya nos movemos con la mochila por el aeropuerto, que es súper cómodo, la verdad.

Respecto al equipaje nosotros hemos descubierto que agrupar el equipaje en una o dos maletas grandes es lo mejor. Cuanto menos bultos, más fácil organizarse y menos posibilidad de perder cosas. Además, como os digo, el bebé no siempre tiene derecho a maleta facturada, por lo que hemos acabado viendo que es mejor meter sus cosas con las nuestras en una maleta enorme y chimpún! (vaya, que nuestras cosas al final casi no caben! jajaja. Los que habéis viajado con bebés ya sabéis cómo es esto!).

En los viajes cortos el bebé va sentado en el regazo del adulto pero en viajes largos (por ejemplo cuando fuimos a Doha y ahora que iremos a Boston-Washington) el bebé puede ir en cuna. Esto hay que reservarlo llamando a la aerolínea y no tiene un coste extra. Lo mejor es hacerlo lo antes posible porque el número de cunas disponibles es limitado. Pueden ir en la cuna siempre que no sea el aterrizaje o el despegue y, la verdad, duermen que da gusto (al menos a Bruno parece adormecerle el ruido del avión y duerme mejor que en casa). Ojo que hay límite de peso (sí. A nosotros pronto se nos acaba el chollo yo creo... ¡¡Brunito es enorme!!).


Respecto a la alimentación en el avión: se puede llevar desde casa la comida del bebé sin ningún problema, y pasarla por el control de seguridad. Quizá te hagan alguna prueba en el potito o en el biberón de agua (o si llevas biberón para leche, pues igual) pero no ponen problemas. No tengo mucha más experiencia en esto ya que hasta ahora Bruno sólo tomaba teta y ahora que además de la teta toma puré, pues el otro día en el viaje a Bilbao lo llevábamos hecho de casa ya caliente y sin problema. Pero supongo que incluso te podrán calentar el potito en el avión si hace falta.

Respecto al viaje en sí, es muy importante tener en cuenta que al bebé le molestan los oídos igual que a nosotros, solo que no sabe cómo aliviarlo, por lo que se recomienda que estén mamando (o bebiendo biberón) en el despegue y aterrizaje. Yo normalmente le doy pecho al despegar y aterrizar y no hemos tenido un sólo problema a ese respecto.

Es muy recomendable, además, llevarles juguetes, cuentos, distracciones... cositas para que se entretengan y no pasen un mal rato. Además así te evitas las clásicas miradas del resto de pasajeros! jajajaja.


Una vez aterrizados, para el desplazamiento al hotel solemos apostar por usar tren o metro, es lo más cómodo y te ahorras problemas si no has volado con sillita para el coche. En Londres por ejemplo el Heathrow express va de maravilla (aunque ojo con el metro que no siempre tiene ascensor!!) y en Washington hemos localizado ya el metro que tendremos que coger cuando lleguemos allí. Si no es posible, hay que planificar el transfer con tiempo, o el alquiler de coche, para que tengan la sillita indicada (o viajar con la sillita de bebé para el coche a cuestas). En nuestro caso sólo viajamos con la sillita de coche si en destino vamos a alquilar uno (como hicimos en Doha).

Sólo en una ocasión hasta ahora hemos probado con un transfer al hotel, que fue en Londres la última vez, y la verdad que dejó mucho que desear: la sillita estaba mal colocada tanto a la ida como a la vuelta (de hecho tuve que estar yo peleando con el conductor a la vuelta para poderla colocar bien) y, aunque era posible ponerla en sentido contrario a la marcha, en ninguno de los dos trayectos me dejaron ponerla así (para mi cabreo monumental).

Para evitar líos, por eso para los desplazamientos entre nuestra casa y el aeropuerto normalmente usamos nuestro coche, ya que vivimos fuera de Madrid (y lo dejamos allí en el parking de larga estancia, que con reserva previa sale súper barato). Otra opción, que no hemos usado aún, es reservar un taxi, siempre con tiempo, y confirmar al 100% que tengan la sillita de bebé correcta para la edad de nuestro bebé.

El otro día, sin embargo, probamos una alternativa que acaba de salir, el Cabify Baby, gracias a Madresfera que había organizado un #sellodecalidad: básicamente nos daban a algunos blogueros 30€ de crédito Cabify para poder probar su servicio nuevo "Cabify Baby" y contaros nuestra opinión en el blog. Yo me apunté y se me olvidó porque voy siempre de cabeza... Pues bien, finalmente lo probaron Lucas y Bruno in extremis porque yo tenía una grabación y se nos iba a caducar el crédito, jeje, pero finalmente lo probamos y os voy a dar mi opinión sincera.

En mi caso yo soy usuaria de Cabify desde hace ya tiempo porque muchas veces cuando tengo una grabación es el transporte que me ponen algunas de las productoras para las que grabo. Otras muchas veces me ponen taxi, lo digo antes de que alguien del gremio de taxistas se sienta molesto u ofendido por esta reseña sobre Cabify Baby, que sé que este es un tema delicado. Creo que el debate taxi - Cabify no es el que nos ocupa y es algo en lo que yo no voy a entrar ya que ni pincho ni corto, lo digo porque sé que en otros blogs está la cosa que arde. Yo tengo coche propio, por lo que realmente no uso de manera habitual ni una cosa ni otra, y creo que el debate ha de pasar porque se legisle todo bien y los usuarios sepamos a qué atenernos.

A lo que iba: para los que no lo conozcáis, Cabify es como un servicio de chofer personal, por así decirlo. Mediante una app puedes reservar un coche (de forma inmediata o para más tarde) con un precio bastante competitivo por trayecto. Los coches suelen ser nuevos y muy cuidados y además llevan wifi, agua, revistas y los conductores suelen ser bastante agradables. La verdad que para adultos está genial. Una de las cosas que más me gusta es que te cobran vía app, por lo que si te has dejado la cartera en casa, pues te soluciona el problema de volver a casa. El servicio de Cabify Baby no tiene coste extra (salvo que necesites más de una sillita, que entonces te cobran 5€ adicionales).

Nosotros reservamos un Cabify Baby para un trayecto Las Rozas - Madrid y especificamos en los comentarios que Bruno tenía 7 meses y que, por favor, la silla fuera adecuada para su edad y a contramarcha. Al día siguiente nos llamaban por teléfono, pocas horas antes del trayecto, para explicarnos que la silla era adecuada para su edad pero que no era a contramarcha. Creo que esto es un error ya que, aunque es verdad que Bruno ya pesa más casi 10 kilos y puede ir en una silla del grupo 1, por edad no debería hacerlo. La verdad es que esto es algo que considero que deben mejorar ya que la normativa nueva de homologación i-Size, que empezó a implantarse ya en 2013, busca que los niños viajen con seguridad hasta, como mínimo, los 15 meses con los sistemas de retención en sentido inverso a la marcha. Entiendo que las sillas son más caras pero la seguridad debería ser primordial en este aspecto. Siempre es mejor ir con sillita que nada, pero creo que apostar por sillas a contramarcha sería un punto extra para Cabify Baby.


La verdad que, aunque yo no estaba nada contenta con lo de ir a favor de la marcha, el trayecto lo hicieron tuvieron que hacer sí o sí Lucas y Bruno porque ya no tenían alternativa (yo estaba en una grabación y me había llevado nuestro coche) y les fue muy bien, la silla efectivamente era adecuada para el tamaño de Bruno (ya pesa más de 9kilos) aunque fuera a favor de la marcha (grrr), y el conductor fue muy agradable y no tuvieron ningún problema ni molestia. Lucas me contó, además, que en el maletero el conductor contaba con sistemas de retención infantil para niños más mayores. Sí que quiero reseñar, por contra, que a Lucas le dijeron por teléfono que esta silla valía desde 4 meses, pero yo creo que no sería muy recomendable para bebés más pequeños que Bruno. Habría que consultar si disponen de algún otro tipo de silla para bebés recién nacidos (supongo que algunos conductores tendrán del grupo 0), porque si sólo tienen estas y el bebé no sujeta la cabeza... Eso sí, para bebés más mayores, pues genial poder disponer de este nuevo servicio. En fin. Que si queréis probar Cabify Baby os dejo el código de descuento de Lucas: LUCASR11 para que os descuenten 6€ en vuestro primer trayecto. Y así me contáis si habéis dado con algún conductor con sillita del grupo 0 o, mejor aún, alguno que tenga silla a contramarcha hasta 15 meses!

En fin.

Que eso es todo por hoy!

Espero haber solucionado todas vuestras dudas y no dudéis en plantearme todas las que os surjan en los comentarios!!!

Besos!

alma




5 comentarios:

  1. Hola! Me encanta que viajen tanto, yo comienzo hacerlo pero mí peque ahora es una gigantona de 6 ��, te cuento un par de cosas que han pasado en México, la primera es que para los mayores de 3 no puedes pasar algún jugo o leche para la espera en la sala, hay un control de paso, eso si después de este control hay tiendas que venden lo mismo pero al triple... En los aviones no hay microondas pero si tú llevas un toper te pueden dar agua caliente para meter ahí el potito, acá es mejor llevar todo sellado para evitar contratiempos con algún agente de seguridad que no crea que el potito es de espinacas y ya ha pasado un par de veces que no dejen pasar leche materna congelada a pesar de que las aerolíneas si lo permitan al final lo han permitido pero te hacen pasar un muy mal rato... Bruno conocerá más continentes que yo al final de mes ����!!! Buen viaje!!!

    ResponderEliminar
  2. Dios no lo quiera, pero espero que nunca tengas un percance con tu bebé a bordo de un Cabify, pues estos te remitirán a quien te prestó el servicio, pues ellos se presentan como meros intermediarios. Y otra cosa, el mero hecho de solicitar un servicio implica la aceptación de las condiciones del servicio, que entre otras cosas hace que exoneres de cualquier responsibilidad a Cabify en caso de lesiones a menores por parte del prestatario del servicio, así como de la ideonidad o no del vehículo, las condiciones del mismo o de la legalidad o no de quien presta el servicio. Pregúntale a Alma qué le parece que su mamá sea tan irresponsable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que en ese caso es como si voy en el coche de un amigo, ¿no?
      Pagará el seguro del coche...
      Totalmente de acuerdo con que se debe regular pero entiendo que sin seguro no vas.

      Eliminar
  3. Todo muy bien explicado, a mi sobre todo lo que me llamó la atención han sido las fotografías del post. Ya tenéis un buen recuerdo para enseñar a vuestro pequeño.

    ResponderEliminar
  4. Darle de tomar mucha agua antes del vuelo, eso ayuda mucho y evita el dolor de oido, muy buena informacion Gracias por compartir.. Vehiculos Salvage a la Venta

    ResponderEliminar