sábado, 21 de enero de 2017

Senderismo con bebés ¡¡es posible!!

Hola,

¡Ya estoy por aquí de nuevo!

Hoy os quería contar cómo fue nuestra experiencia haciendo senderismo con Bruno a finales de octubre, ¡cuando Bruno aún no tenía ni 3 meses! Sé que algún@s me estaréis leyendo y os echaréis las manos a la cabeza... ¿¿senderismo?? ¿con un bebé tan pequeño?

Bueno, por supuesto, hacer senderismo con un bebé es una decisión personal, habrá quién prefiera dejar al bebé en casa, cosa que es totalmente respetable, pero desde que Lucas y yo nos planteamos tener hijos la idea fue que los incluiríamos en todas nuestras actividades y nos adaptaríamos al 100% a sus necesidades.



Desde que nació Bruno, le estamos incluyendo al 100% en nuestra vida, y eso es exactamente lo que hicimos en Jaca. La verdad, os diré que fue una experiencia maravillosa. Disfrutamos cada paso junto a él y creo que cuando sea mayor le emocionará ver que le llevamos con nosotros a ver parajes tan preciosos.

Por otro lado, es muy fácil hacer senderismo con ellos cuando son tan pequeños: pesan poco y duermen mucho. En primavera queremos repetir la experiencia... ¡ya os contaremos qué tal!


¡Así que vamos con unos consejos e ideas por si os animáis vosotros también!

¿Cómo se organiza una salida de senderismo con un bebé menor de 6 meses? 
[Hablo de bebés menores de 6 meses porque es lo que hemos vivido... y porque a partir de los 6 meses cambian bastantes cosas: se les puede llevar a la espalda, hay mochilas especiales para montaña, hay que llevar alimentación complementaria...]

  • La ruta: hay que buscar rutas sencillas y, sobre todo, adaptadas al nivel físico de los padres. Es muy importante buscar rutas en las que el terreno no sea especialmente complicado ya que, evidentemente, no queremos caernos. En nuestro caso nos hicimos con un libro que recoge rutas para niños en el Pirineo Aragonés. Hay que planificarse bien: ¿habrá posibilidad de parar en el camino? ¿dónde podremos darle el pecho (o biberón, si es lo que le dais)? ¿hay posibilidad de dar la vuelta si nos cansamos o él está incómodo o quizá es circular? Mi recomendación es que busquéis al principio rutas de duración moderada y vayáis viendo qué tal os funciona, y ya después podéis ir aumentando.

  • La ropa: Hay que abrigar lo suficiente al bebé, sin pasarse, pero teniendo en cuenta que, aunque nosotros nos movemos (y pronto entramos en calor), él está quieto en la mochila. Es importantísimo ponerle un gorrito para el sol y asegurarse de que sus manitas van bien cubiertas. Si estáis en alta montaña el sol pega muy fuerte así que no nos podemos despistar. En nuestro caso además en las manitas le poníamos crema solar de bebés, porque a veces las saca despistado y no hay forma.
  • El portabebé y los bastones: por supuesto, hay que buscar un portabebé ergonómico. Nosotros fuimos en octubre por lo que hacía fresquito y nos fue muy bien con la Ergobaby Adapt. En verano quizá sea conveniente buscar una mochila más fresquita para evitar sudar en exceso. También se puede hacer senderismo con fular elástico o con un mei tai, etc. Lo importante es llevarlo bien ajustado para que mamá (o papá) y bebé estén cómodos. Eso sí, si el bebé es menor de 6 meses no se recomienda llevarlo a la espalda, y lo llevaremos siempre por delante mirando hacia nosotros (que es la posición más ergonómica). Al llevar al bebé delante (y más si pesa bastante, como es el caso de Bruno) es MUY conveniente llevar unos bastones para ayudarse en las caminatas. Nos ayudarán mucho en las pendientes, tanto en las ascendentes como en las descendentes y nos darán estabilidad en todo momento.
  • La mochila: Además del portabebé hay que llevarse una mochila bien cargada (que le tocará cargar a quien no lleve al bebé). Hay que llevar una muda o dos (por si hay fugas o por si ha sudado el bebé y es necesario cambiarlo...), toallitas, pañales, un cambiador portátil, gorro para el sol... y si no le dais el pecho, pues el biberón. A esto hay que añadir todo lo que puedan necesitar los padres: comida, bebida, barritas, crema solar... Vamos, ¡que es una buena mochila!

Y básicamente es eso todo lo que necesitáis para pasar un precioso día en la montaña en familia.

Próximamente un post sobre viajar en avión y planificar viajes con bebés menores de 6 meses :)

Besos a porrón!!

Alma

8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Alma!
    No te escribo casi nunca por eso de que ya sueles tener ya mil comentarios cuando llego, ¡pero me encanta este tema y encima soy la primera!
    Estoy loca porque se vaya un poco el frío (vale, el frío sevillano, que es más humedad que otra cosa XD) y hacer escapadas a la sierra con nuestro bebé.
    De todos modos todavía es muy renacuajo, dos mesesillos, pero me encantaría vincularlo con la naturaleza desde muy pronto.
    ¡Un besote a los tres!

    ResponderEliminar
  3. Es genial incluir a los peques en todas las actividades!! Y más en las que son en contacto con la naturaleza!! Nosotros nos acabamos de comprar un remolque tienda para irnos a la montaña siempre que podamos, y nuestra peque acaba de cumplir 3 meses!!! Felicidades por todo lo que hacéis con el peque!!

    ResponderEliminar
  4. Me parece genial lo que has dicho de incluirlo en vuestros planes! Nosotros tenemos un bebé de 5 meses y estamos deseando hacer un viaje! Yo soy mas miedosa con esto del frío y creo que me espero a la primavera pero estoy deseando leer tu experiencia en avión!

    ResponderEliminar
  5. Alma con foulard se puede portear a la espalda desde recién nacido :-)

    ResponderEliminar
  6. Hola Alma. Sólo quiero contarte nuestra experiencia por si te sirve A nosotros también nos encanta el senderismo y viviendo en Asturias es muy fácil. Nos compramos una mochila de esas carísimas, enormes, de estructura de metal, bueno de esas de montaña, para cuando fuera más mayor, y cuál fue mi sorpresa que cuando pregunté a una asesora de porteo cuándo podría llevarle en la mochila, me dijo que no son ergonómicas y nada recomendables. Con el dinero que nos habíamos gastado no quería creeemelo, pero efectivamente al ver la postura me di cuenta de que no iba a ir bien. Al final porteamos a la espalda con la buzzidil toddler y vamos muy bien y muy tranquilos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Alma!
    pues es la primera vez que te dejo un comentario pero es que soy una loca del trekking y quería contarte mi experiencia. Nosotros llevamos a Sami en una ergonómica de porteo hasta que fue lo suficientemente grande para ir en la de montaña. Y siento contradecir a la persona del comentario anterior pero en nuestra mochila de montaña, una Deuter, el niño va sentado y con una postura estupenda. Es la primera vez que escucho que las mochilas de montaña no sean ergonómicas. Sami ya tiene dos años y es grande, pesa 14 kilos. Y te aseguro que llevarle de trekking en la de porteo es imposible, no para él, sino para nosotros. Una cosa es salir a dar un paseíto de media hora, si es eso a lo que se refiere, pero trekking trekking.... eso con la de porteo si el niño es grande no. La Deuter tiene espalda técnica, de mochila de montaña de verdad, y llevarle ahí es una gozada (para todos). Para salir de trekking más o menos largo, es una absoluta necesidad y te lo recomiendo al 100%. Ya verás cuando empiece a caminar y a descubrir, Sami se para a mirarlo todo, las hojas, las piedras, los bichitos.... es maravilloso, es como volver a descubrir el mundo.

    ResponderEliminar
  8. Hola, muy buenas!

    Me parece francamente buena una decisión como la vuestra de incluir el peque en las rutas y salidas (por la naturaleza, me refiero), mi mujer y yo, compartimos ese punto de vista y en la medida que podemos lo tratamos de llevar a cabo. Cuando mi hija tenía seis meses hicimos nuestra primera salida con ella, y fue por la nieve. Con la enana en su mochilita ergonómica, y a esa edad funcionó de fábula, dormía como un ceporro, y yo tenía un calor del copón en plena nieve, así que iba bien calentita con su papi como generador andante... el dilema lo veo cuando va creciendo, y ahora con dos añitos... ¿cómo hacemos con ellas/os?, como ha dicho Ajonjoli para un paseito puede ser, pero senderismo algo más largo...(aun facilón y sencillito)ya no es tan fácil, para nosotros por su peso,y para ella por que ahora ya se entera de muchísimo, se cansa, protesta, y un largo etc... pegada a nuestro torso y viéndonos la camiseta todo el rato - no parece lo más entretenido, la verdad, y a la espalda tampo creo yo, aunque algo mejorará... -
    El comentario de que las mochilas de montaña no son ergonómicas, es cierto que yo también lo he escuchado y hasta leido, pero me parece demasiado genérico. Habrá diversas mochilas, mejores y peores, y sin lugar a dudas, más ergonómica será una de porteo, pero cada cosa con su función, para una buena ruta... el concepto de ergonomía de la de porteo, lo veo contrapuesto con el de mayor idoneidad de una de montaña, que supongo que es para lo que está pensada, y de manera muy concreta.

    Perdonad por el rollo, pero os quisiera preguntar a quienes podáis tener el caso...o conocer alguno... ¿alguien ha podido solucionar este tema de las escapaditas naturales con más de un bebé? Concretamente, ¿con una niña de dos años y dos gemelos de ocho meses? - Se admiten ideas (teniendo en cuenta que sólo somos su madre y yo como sufridores)... Muchas gracias y ánimo; que a fin de cuentas es una suerte poder tener este tipo de dudas.

    Saludos y seguid así.

    ResponderEliminar