miércoles, 14 de diciembre de 2016

Unboxing Lookiero

Hola!

Ayer os enseñé en instagram mi caja de Lookiero y como despertó mucha curiosidad, ¡me he decidido a grabaros un unboxing! Es el primero que grabo... ¡a ver qué os parece!

Lookiero es un servicio de Personal Shopper online que he descubierto recientemente y que me parece súper práctico (sobre todo si tienes poco tiempo para ir de compras...¡cosa que me pasa a mí!). Yo hice mi primer pedido hace poco y lo recibí ayer. Me quedé muy contenta con la selección de ropa que me habían enviado, la verdad.

Para apuntarte rellenas un perfil con tus datos físicos, tus preferencias a la hora de vestir y tus necesidades, y un equipo de estilistas te manda cinco prendas y/o accesorios elegidos específicamente para tí. El envío tiene un valor de unos 250€ y sólo pagas por aquello que te quedas (puedes devolver todo aquello que no te guste sin pagar nada). Por el servicio de Personal Shopping te cobran 10€ mensuales, que no hay que pagar si te quedas con al menos alguna prenda.

Aquí os dejo el unboxing y un código de 10% de descuento (AOLOOKIERO) por si queréis probarlo vosotras también! El link a la web es: https://lookiero.es



Me despido pero os avanzo la temática de mi próximo post: excursiones de montaña con bebés menores de 3 meses!

Besos a porrón :)

Alma


lunes, 7 de noviembre de 2016

El suelo pélvico, los hipopresivos... ¡y mis ganas de volver a correr!

Hola!

He vuelto!

Como os prometí, hoy os voy a hablar del famoso suelo pélvico y de los (también famosos) hipopresivos. He tardado la vida en escribirlo, ¡es que no me da la vida! ¡Perdonadme!

Os diré que ya hemos entrado en el tercer mes de Bruno y la verdad es que es una gozada, se parte de risa a todas horas y a mí se me cae la baba... Eso sí, ¡empiezo a notar consecuencias del desbarajuste hormonal en mi cuerpo! Mi pelo empieza a estar más fino que nunca...¡argh! He empezado a usar a conciencia Roots de Lush con la esperanza de que la cosa mejore. También estoy notando menos elasticidad en la piel así que me quiero poner las pilas con la hidratación. ¿Vosotras tenéis algún truco al respecto?

Pero volvamos al suelo pélvico...

Digamos que, pese a que parece ser un tema bastante de moda, yo no me había interesado por el tema hasta que me quedé embarazada. Había oído hablar de ello en alguna web de running, pero bastante lío tenía por aquél entonces que si con los entrenos para los maratones, el trabajo y todo lo demás...



Fue en mis clases de yoga para embarazadas cuando por primera vez me hablaron de los ejercicios de Kegel y cuando empecé a leer sobre el tema me di cuenta de la importancia que tenia, sobre todo siendo corredora aficionada a la larga distancia, ya que correr es uno de los ejercicios que impactan bastante sobre el suelo pélvico. Además, los abdominales clásicos son súper dañinos también para el suelo pélvico y yo los había estado haciendo por miles... ¡ay madre! ¡tenía todas las papeletas para que me diera problemas!

Para quien no lo tenga claro, el suelo pélvico es un conjunto de músculos y de ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior y que sostienen la vejiga, la uretra, el útero y la vagina. Cuando se debilita pueden darse pérdidas de orina, prolapsos y un montón de molestias varias que mejor no tener que sufrir...

La realidad es que durante el embarazo y el parto el suelo pélvico queda bastante tocado, por lo que es muy importante trabajarlo antes del embarazo, durante y después.

En mi caso, he tenido suerte de no sufrir incontinencia ni durante el embarazo ni después. Mi única sensación extra fue que tras el parto cuando salía a caminar sentía mucho peso en la zona, como si algo no estuviera bien (que luego me enteré que era bastante normal, ¡pero menudo mal rollo tenía en el cuerpo!).

Lo cierto es que antes del embarazo nunca había ejercitado el suelo pélvico, pero durante el embarazo, como os digo, me puse a ello con los ejercicios de Kegel. (Si no sabéis lo que son, básicamente son unos ejercicios que se basan en la contracción del suelo pélvico. La sensación cuando se contrae es similar a la de "cortar el pis"... vaya, como cuando estás en un baño y no cierra el pestillo y te abren la puerta y paras de hacer pis de golpe! jaja. Son sencillos de realizar y basta con buscar un ratito cada día.)

Después del parto acudí de nuevo a la fisio que me había estado orientando antes del parto y empecé con la rehabilitación del suelo pélvico (que se puede comenzar nada más pasar la cuarentena). La buena noticia fue que mi suelo pélvico estaba bastante fuerte, pero había mucho trabajo por delante (trabajo que sigo haciendo).

Para ejercitarlo se puede hacer sin nada o usando algún dispositivo. Yo normalmente lo ejercito sin ninguna ayuda pero he estado probando el dispositivo Elvie, que me hicieron llegar para que lo pudiera probar, y me ha parecido muy chulo, la verdad (se conecta por bluetooth al móvil y te guía en una serie de ejercicios de Kegel).  Recientemente también me han enviado para que pruebe unas bolas chinas de Ammo London pero aún no las he podido probar ya que después del embarazo no está recomendado, pero si no estáis embarazadas creo que son de gran ayuda.

En todo caso mi recomendación es acudir a una fisio especializada en el tema para que te haga una valoración y te oriente en los ejercicios a realizar, tanto durante el embarazo como después del parto.

Además de trabajar el suelo pélvico, para la recuperación tras embarazo y el parto están muy recomendados los hipopresivos. Básicamente es como abrir las costillas pero sin respirar, en apnea. (Os recomiendo buscar en youtube algún video, es algo muy visual y fácil de entender). Con estos ejercicios se refuerza la faja abdominal y se disminuye la presión de los órganos internos sobre el suelo pélvico.

Yo los hago ahora todos los días, además de hacerlos en las sesiones con mi fisio cada 15 días y en las clases de hipopresivos a las que asisto en Las Rozas.

¿Mis sensaciones hasta el momento? La verdad que muy buenas. Ha desaparecido por completo esa sensación de peso que tenía en la cuarentena y cada vez noto que me salen mejor tanto los ejercicios de Kegel como los hipopresivos. Poco a poco todo está volviendo a su sitio.

¿Mi objetivo? En realidad es poder volver a correr sin arriesgarme a tener un prolapso o sufrir incontinencia en un futuro cercano.

Como ya parezco estar casi al 100% recuperada he empezado ya a correr. Me lo voy a tomar con calma para ir acostumbrando a mi cuerpo de nuevo poco a poco. Existen además unos dispositivos que se pueden usar durante los entrenamientos para sujetar "todo en su sitio" lo que es muy práctico.


De todas formas pronto os comentaré en otro post cómo está siendo eso de volver a correr y cómo me organizo para poder sacar media hora, para que no me duela el pecho... etc etc...

Espero haberme explicado bien y recordad mi recomendación: acudir a una fisio especializada en el tema para que te haga una valoración y te oriente en los ejercicios a realizar, tanto durante el embarazo como después del parto.

Besos a porrón!

alma


jueves, 27 de octubre de 2016

¡Y ya van casi tres meses de lactancia exclusiva materna!

Hola! He vuelto!
Tengo ya casi listo el post sobre suelo pélvico (aunque estaba esperando a que me viera la fisio esta semana para poderos contar aún con más detalle!). 

Pero antes quería hablaros de nuevo de la lactancia. Bruno y yo ya llevamos casi tres meses de lactancia exclusiva materna. Ya os hablé de cómo nos estaba yendo en un post anterior y hoy quería contaros un poquito más.


La verdad es que la lactancia sigue marchando muy bien. Bruno tarda mucho menos ahora en las tomas. Se duerme hacia las 22:30 y suele despertarse para hacer una toma en torno a las 4 de la mañana… Esa toma la hace tumbado junto a mi y ya nos quedamos fritos así hasta que suena el despertador para Lucas a las 7:45... ¡estamos durmiendo muy bien!

Además por el día está muchas más horas despierto, le encanta jugar en su gimnasio y sonríe un montón. ¡Es increíble cómo está cambiando!


En estos meses ha pasado un par de crisis de crecimiento en las que lloraba más y pedía pecho cada muy poco tiempo, pero es cuestión de estar tranquila y dispuesta a pasar más horas con el peque al pecho. Ya sabéis que en estas crisis lo que pasa es que el bebé quiere ajustar el flujo de leche a sus necesidades, y eso lo hace a base de mamar más. Creo que ahora nos toca la crisis de los tres meses... ¡yo ya estoy hecha a la idea!

Me ayudó mucho leer sobre el tema y si estáis empezando a dar pecho os recomiendo que lo hagáis, porque son días un poco estresantes en los que puedes pensar que se está quedando con hambre o que algo no va bien, y acabar dándole suplementos cuando lo único que tienes que hacer es darle pecho más a menudo. Ya sabéis... ¡siempre a demanda! así que si pide más... ¡¡pues más teti!!


Por cierto, os diré que usé el sacaleches por primera vez hace mes y medio y le preparé un pequeño biberón un día que tenía que hacer una demostración en Ikea por miedo a que le entrara hambre en ese ratito (aunque sólo me iba a separar de él 45 minutos! Jajaja). Pues bien. ¡Menudo fracaso! Igual que no le gusta el chupete, ¡no le gusta el biberón! No hubo forma... ¡Sólo quiere teti!



Otro tema que quería tratar era el de la importancia de cuidarse durante la lactancia. He recibido algunos emails preguntándome si iba a hacer dieta, cuánto entrenaba… Os diré que durante la lactancia hay que practicar ejercicio de intensidad acorde a la situación de cada mamá, y seguir una alimentación variada y equilibrada, es decir, que incluya todos los nutrientes necesarios mediante los distintos grupos de alimentos. Además, hay que tener en cuenta que la producción de leche materna conlleva un gasto extra de energía y nutrientes en esta etapa.

Por ello, mientras estés dando el pecho a tu bebé, se recomienda aumentar la ingesta energética en 500 kcal diarias y sobre todo mantenerte hidratada ya que el componente principal de la leche materna es el agua, y no beber los suficientes líquidos puede influir en la producción de leche y también en tu estado físico, dándote la sensación de estar (aún) más cansada.



Para ello, se recomienda que las mamás en periodo de lactancia consumamos, al menos, 2,7 litros de líquidos diarios, principalmente agua. De primeras puede parecer mucho, pero si introduces este hábito en tu vida diaria no cuesta acostumbrarse a beber agua cada vez que tengas un ratito, sin esperar a tener sed. Llevar siempre una botella de agua contigo cada vez que salgas de casa es de gran ayuda. Yo acostumbro a llevar mi botella de agua mineral de mineralización muy débil junto a las cosas del peque, y así, me aseguro de no olvidármela.

Pues me despido por hoy, espero que os haya gustado el post y os prometo que el próximo será, por fin, el del suelo pélvico. Os prometo que voy a intentar también hacer uno sobre hipopresivos, aunque me gustaría perfeccionar la técnica antes de hacerlo, la verdad!

Besos a porrón!

Alma

domingo, 9 de octubre de 2016

El mes del bebé en Imaginarium (¡y viene con sorteo!)

Hola!!

Yo por aquí de nuevo.

Sé que os había prometido una entrada sobre el suelo pélvico, pero es que me está llevando la vida escribirla, así que mientras esperáis os traigo un post con un sorteo muy bonito.


El sorteo viene de la mano de Imaginarium, que es una marca que siempre me ha gustado mucho por su compromiso con la educación y el desarrollo humano de los niños a través del juego.

Desde el pasado 15 de septiembre (y hasta el día 16 de octubre) se está celebrando el mes del bebé en todas sus tiendas. Estoy segura de que lo habréis visto, porque tienen un 15% de descuento en todos los productos de bebé y ¡no hay quién se resista!

Aprovechando que era el mes del bebé yo he elegido tres cositas para Bruno. Como ya sabéis las que me seguís por Instagram, yo ya tenía un Kiconico, pero al ver que existía uno XL...

Y es que Kiconico es un osito que transmite un mensaje muy importante: que la belleza está en el interior. Puede que tenga una orejita más grande que otra, una cabeza sea desproporcionada y un cuerpo lleno de remiendos, pero es un osito muy feliz. ¡¡Es amor puro!!

Total, que no me pude resistir al Kiconico XL. ¡¡Es amor tamaño extra grande!!


Siguiendo con la adicción a Kiconico me hice también con una manta de juego y gimnasia para bebés (la Fold & Go! Xl Area Bbfitness) que veis en la foto, porque así Bruno puede jugar sobre el suelo en cualquier sitio de la casa y con unos sonajeros de manos y pies. Le regalé unos a mi sobrino cuando nació y son tan bonitos!! ¡Bruno no podía ser menos! Como ahora mueven tanto las manos y los pies da gusto verle... ¡¡parece que esté tocando las maracas!!

Pues bien, para celebrar que Imaginarium celebra su mes del bebé, me han cedido dos cestas de regalo para bebé para que las sortee entre vosotros. ¡¡Me hubiera gustado quedármelas pero me he podido resistir!!

Para participar en el sorteo sólo tenéis que hacer dos cosas:

- Dejarme aquí en el blog un comentario diciéndome si os gustaría ganar una cesta para niño o para niña y también a quién se la regalaríais (es importante que en el comentario dejéis una forma de contacto, ya sea vuestro email, teléfono o nombre de usuario de instagram)

- Dar a "me gusta" en la página de Facebook de Imaginarium

Podéis participar hasta el día 15 de octubre a las 23.59 (hora peninsular).

SORTEO CERRADO!!!

Enhorabuena a las ganadoras, contactaré  con vosotras vía email:

Amparo
 y Natalia



Besos

Alma





viernes, 7 de octubre de 2016

Mi experiencia en el postparto: La cuarentena, los loquios y todas esas cosas de las que nadie te habla hasta que ya es demasiado tarde.

Hola!

Perdonad la tardanza pero no he sacado ni un minuto para escribir en estas semanas.

Como ya avanza el título, hoy os voy a hablar de todo eso que nadie te cuenta (o, al menos, que a mí nadie me había contado) hasta que te quedas embarazada (¡o incluso hasta las últimas semanas del embarazo!). Antes de empezar a contároslo os diré que tras el nacimiento de Bruno me sumí en un éxtasis de amor puro por el pequeñín y que, gracias a Dios, no he sufrido ningún bajón ni depresión postparto. Sin embargo, eso no quita para que las primeras semanas fueran muy cansadas y, a nivel físico, bastante jorobadas.

Aún en el hospital...

En primer lugar, los puntos. Mira que a mi me dieron sólo dos porque tuve un pequeño desgarro... ¡pero DIOS MÍO! ¡me dolían a saco! Nadie me había dicho que dolieran tanto!! No quiero ni pensar lo que es recuperarse de una episiotomía. Me salvaron la vida las toallas húmedas y un jabón íntimo llamado Epixelle que me recomendó Patricia, una compañera de yoga prenatal. El dolor intenso y punzante me duró como una semana o 10 días y justo el día en que no podía más y le dije a Lucas que estaba segura de que algo estaba mal "ahí abajo" pues se me pasó casi totalmente el dolor por la noche y poco a poco se curó. Vaya, que no había nada mal, es que era así el dolor!


Otro tema del que no me enteré que iba a sufrir hasta casi el parto fue de los loquios... Sí. Te pasas 9 meses sin regla y de repente parece que te vienen juntas las de esos 9 meses! Es brutal!!! En mi caso fueron 30 días que se me hicieron eternos pero, como todo, en cuanto pasa se te olvida. Si algo os puedo recomendar de mi experiencia es que busquéis compresas postparto de las que son todas de algodoncito y no tienen nada plástico, sobre todo si vais a dar a luz en una época de calor, ya que son súper agobiantes si llevan alguna capa plástica. Ah! Y si alguna mami primeriza está pensando en ponerse tampones... pues no se puede, ¡ojalá se pudiera!

Otra cosa que me pasó fue que me dió llorar por cualquier cosa que me pareciera emocionante. Fue bastante problemático porque coincidió con las Olimpiadas por lo que lloré todas y cada una de las veces que ví a alguien ganando una prueba y a ese alguien recibiendo una medalla. Ya no digamos si además había batido un récord del mundo. ¡Parecía que fueran familiares míos! jajaja. Lloré hasta con algún episodio de Modern family. ¡Muy triste! jajaja.

Para mí lo más difícil de las primeras dos semanas fue que me habían recomendado dar de comer a Bruno a demanda, máximo cada dos horas, también por la noche, para garantizar que subiera bien de peso, y era agotador ya que tardaba casi una hora y media en darle el pecho al principio... ¡y al de media hora tocaba otra vez! Eso me generó mucho estrés por las noches ya que en alguna toma siempre me dormía y no oía la alarma y si me retrasaba una hora me sentía fatal. Total, en la siguiente revisión nos dijeron que nada de eso, que durmiera lo que quisiera el peque por la noche... ¡fue una gran noticia!

¡La primera semana estábamos así cada dos horas, día y noche!
Es cierto también que las primeras semanas estaba aterrorizada porque le pasara algo y cada mínima cosa (ya fuera que le había salido un granito o que alguien había tropezado su carro) me angustiaba. Pese a todo, para mí fue fundamental en los primeros días salir de casa cada día a dar un paseo con Bruno y con Lucas (y Leadville). Al principio con tantas visitas en casa era difícil sacar el hueco, pero en seguida nos dimos cuenta de que todos estábamos más animados los días que salíamos de casa, y que Bruno estaba mucho más relajado (probablemente porque nosotros también lo estábamos). Así que si alguien os recomienda que estéis en casa toda la cuarentena (como me dijeron a mí algunas personas) no les hagáis ni caso. ¡No hay nada mejor que salir de paseo con tu bebé!


Por último, y sin querer sonar moñas, nadie me avisó de que sentiría un amor tan intenso por mi bebé! Sí. Siempre he querido ser madre y siempre imaginé que querría mucho a mi hijo, pero esto es, sencillamente, ¡otro rollo! Si el primer día ya sentí que le quería con locura, cada día le quiero más y más, y a veces pienso, de verdad, que me va a explotar el corazón de amor! Suena muy moñas, pero es la verdad! Nunca había sentido nada igual! ¡Me ha cambiado la vida!

Antes de despedirme realmente lo que me hubiera gustado saber con más tiempo habría sido todo el tema del suelo pélvico. Muchas me preguntáis por qué no estoy corriendo aún. Pues esa es la respuesta. Pero como es un tema muy largo lo voy a dejar para el siguiente post.

Os dejo por hoy, que sé que me enrollo como las persianas :)

Besos a porrón :)

Alma

martes, 20 de septiembre de 2016

Soy una mamá koala :) Mi experiencia con el porteo hasta ahora.

Hola!

He vuelto!
Perdonad que querría haber escrito este post antes, pero con Bruno no saco tanto tiempo para sentarme frente al ordenador!

Hoy quiero hablaros de mi experiencia con el porteo (de hecho mientras os escribo tengo a Bruno en la mochila, ya que le encanta y se queda súper dormido).


Me habéis hecho miles de preguntas sobre las mochilas que uso, sobre el fular, sobre mis sensaciones al portear... ¡Espero contestar a todo aquí!

Antes de nada, aclarar que os voy a hablar de mi experiencia personal. Como hay muchísimos portabebés ergonómicos más de los que voy a mencionar, al final del post os dejo algunos links a tiendas que os pueden ser de utilidad ya que hay mil posibilidades.

Desde antes de nacer Bruno tenía muy claro que quería portear. Había leído sobre el tema, sobre cómo aporta seguridad al bebé, ya que cuando le porteas estás, en cierto modo, repitiendo las condiciones en las que estaba en el vientre materno (en constante movimiento y oyendo la voz de su mamá y el latido de su corazón). También lo veía muy práctico, ya que te deja las dos manos libres para seguir haciendo cosas mientras estás cerca de tu bebé. Por último, aunque habíamos elegido un carrito todoterreno (el Bugaboo Buffalo), hay rutas en el campo, cerca de casa, que me tenía claro que quería recorrer junto a Bruno y que son demasiado estrechas para un carro y con demasiadas irregularidades y piedras.

Total. Que estaba decidida.

Así que antes de dar a luz me fui haciendo con un par de portabebés.

Lo más importante para mí era buscar que fueran ergonómicos. Aunque parezca mentira, hay muchos portabebés en el mercado (¡de marcas muy conocidas!) que no lo son y que no respetan la posición natural del bebé. Si queréis un poco de información sobre este tipo de mochilas sólo tenéis que hacer una búsqueda en google sobre "mochilas colgonas" y os quedará claro!


Para que sepáis reconocerlos: los portabebés ergonómicos son aquellos que respetan la posición natural del bebé (que se denomina "de ranita" y que puedes reconocer porque la espalda del bebé hace una C y sus piernas una M). Es importante que las piernas del bebé no cuelguen, que su espalda esté sujeta y que el peso no recaiga sobre el bebé.

Hay un montón de portabebés ergonómicos: fular elástico, fular tejido, bandoleras, fular de anillas, mei tai, mochilas portabebés... Yo os recomiendo que investiguéis bastante en internet porque hay mucho que elegir.

Yo lo primero que me compré fue un fular elástico. Se lo encargué a la hermana de Lucas cuando estaba en EEUU y me lo trajo de allí. La marca es Cuddlebug y, aunque está bien, lo cierto es que es muy grueso y no muy elástico, lo que hace que en verano sea un poco agobiante. Después de nacer Bruno, y visto el calor que hace, me he hecho con otro fular, de 4teen feelings, que es mucho más elástico y además es bastante fresquito.

Lo bueno del fular elástico es que se puede usar sin problemas desde el nacimiento. Es súper cómodo, no aprieta por ningún lado y el bebé va súper recogidito junto a tí. Lo malo es que hay que aprender a hacer el nudo básico. Hay muchos videos en youtube pero es cierto que cuesta un poco pillarle el truco y que, aunque es bastante sencillo hacerlo con un muñeco (¡yo practiqué mucho así), otra cosa es hacerlo con tu bebé, sobre todo cuando es recién nacido. Yo lo uso casi siempre cuando estoy en casa, ya que aún me cuesta hacerme el nudo con soltura y meter fácilmente a Bruno. Por eso me gusta ponérmelo cuando tengo un espejo delante, la verdad. Para estar por casa también me gusta la camiseta portabebé de Amarsupiel que es como un fular pero en forma de camiseta. Para salir a la calle aún no la he usado porque es muy gruesa y con el calor que ha estado haciendo...


También me compré una mochila portabebés. Hay mochilas que se pueden usar desde el nacimiento (Marsupi, Emeibaby, Manduca...) y otras que son a partir de los 6 meses (Tula, Boba...) aunque  algunas de ellas también se usan en recién nacidos con un adaptador.

Tras mucho mirar elegí la Ergobaby Adapt porque se puede usar a partir del nacimiento sin necesidad de usar un adaptador. Es cierto que me costó un poco al principio ya que hay que hacer varios ajustes y me hice un poco lío (así que me quedaba Bruno muy bajito en la mochila hasta que puse bien todos los ajustes) pero sinceramente, es súper cómoda. Reparte muy bien el peso de Bruno y no te cansas nada. Es realmente práctica.

Además de la Ergobaby Adapt, Lucas y yo decidimos comprarnos la Marsupi Breeze para los días más calurosos de verano, que es otra mochila pero de lino, ya que la Ergobaby, entre que es de algodón y que es negra, nos daba bastante calor. La Marsupi Breeze es perfecta desde el nacimiento, si bien me parece que al no tener ninguna estructura, será más cansada de llevar según Bruno coja peso.


Confesaré que en el armario tengo también un fular de anillas de Tula que me regalaron mis tías, preciosísimo, pero que me resulta más complicado de colocar. Espero atreverme pronto.

Como véis, hay un montón de opciones, y yo sólo he mencionado tres!!! Os recomiendo que visitéis una tienda especializada o que echéis un ojo online (hay muchas: elultimokoala, kangarunga, porteame.com, etc).

En todo caso, sea lo que sea que elijáis, es muy importante que antes de poner a vuestro bebé os aseguráis de que es el correcto para su edad y peso. También que todos los nudos (si lleva nudos) o cierres estén correctamente colocados (de hecho, yo os recomendaría practicar con un muñeco antes, para cogerle el truco). Además es muy importante que siempre os fijéis que vuestro bebé tiene las vias respiratorias despejadas y que su barbilla nunca esté tocando su pecho.

Yo sólo puedo deciros que en este mes y medio me he enamorado del porteo. Me encanta tener a Brunito siempre cerca mío y muchos días en casa él se echa la siesta como si fuera un cangurito mientras yo ordeno su habitación, trabajo en el ordenador o preparo la cena! Comencé con miedo e insegura por si la postura era correcta, por si Bruno estaba cómodo... pero desde la primera semana le cogimos el truco y ahora no hay día que no portee a Bruno, en casa o en la calle. Me lo llevo en la mochila a todos lados: a caminar, a hacer la compra, a eventos, a reuniones... Lo bueno de tener tanto carrito como portabebés es que puedes ser mucho más versátil y elegir según la situación: por ejemplo, para ir a comer a un restaurante me llevo el carrito porque comer con el portabebés es más incómodo (aunque lo he hecho! jaja), sin embargo para ir a hacer la compra o para salir de paseo con Leadville voy más cómoda con el portabebé.

Además, a Bruno le alivia mucho los gases estar en vertical, y lo cierto es que cuando está en la mochila se queda súper frito y se calma siempre que está un poco llorón. ¡Muchos días pasa directamente de la mochila a la cuna y está tan feliz!

Bueno. Que menuda chapa os he soltado. ¡Espero que os sea útil!

Un beso!

Alma




martes, 6 de septiembre de 2016

Nuestro primer mes de lactancia materna exclusiva, ¡así nos ha ido! :)

Hola!

Yo por aquí de nuevo. ¡¡No me puedo creer que Bruno ayer cumpliera un mes!! Ha sido un mes emocionante, muy cansado si, y de cambio total de vida, pero un mes precioso en el que cada día vemos cambios en el pequeño Bruno... ¡se nos cae la baba mirándole! Es TAN bonito.



Vaya, que en este post os quería hablar un poco de cómo estamos llevando la lactancia, que sé que es un tema que despierta interés. Intentaré pronto (cuando saque un minuto) contaros cómo me he sentido yo a nivel físico y emocional este mes, y también otro de nuestras primeras experiencias con el porteo :)

miércoles, 17 de agosto de 2016

El parto de Bruno :)

Hola!!!

El pasado día 5 nació el pequeño Bruno en el Hospital Nisa Pardo de Aravaca y, como os prometí, aquí está el relato de cómo fue todo. Perdonad si he tardado en publicarlo pero es que a día de hoy no saco tiempo para nada con el chiquitín.

A lo que iba.

Aquél día Lucas y yo nos despertamos temprano porque yo iba a ir a la tienda a hacer unas gestiones (sí, ¡he estado trabajando hasta el mismo día del parto! ¡que no se diga! jajaja) y antes queríamos darle un paseo a Leadville. Además, mis padres también iban a bajar a Madrid así que íbamos a  aprovechar y les íbamos a llevar nosotros.

De paseo el día anterior al parto...

viernes, 22 de julio de 2016

Cuidando la piel en el embarazo

Hola!

Yo por aquí de nuevo! Ya a mitad de la semana 37... ¡¡no queda nada!!

Me he decidido a escribir sobre este tema porque me habéis escrito mucho preguntándome cómo estoy cuidando mi piel, así que he pensado hacer un post sobre mi experiencia a lo largo de estos 9 meses...

Vaya por delante que ninguna de las marcas que voy a mencionar en este post me ha pagado (o sobornado o amenazado) para que escriba este post o la mencione en él (aunque no habría estado mal! digo... que me pagaran o sobornaran! lo de las amenazas no me hubiera gustado tanto! jajaja). Todo lo que os voy a contar es la realidad de mi día a día :)

Por supuesto, aquí os cuento lo que me ha ido bien a mí, que no tiene por qué ir bien a todo el mundo...



La verdad es que estoy sorprendida de mí misma con el embarazo porque confesaré que siempre he sido un absoluto desastre con el cuidado de mi piel. Sí. Era la típica persona que compraba la crema, la usaba una semana en plan súper motivada y luego... ¡se me olvidaba por completo! Claro que como voy corriendo a todas partes, pues así me va! jajaja.

En cuanto me quedé embarazada, sin embargo, la cosa cambió. Durante los primeros meses mi piel, que siempre había sido muy agradecida, empezó a hacer cosas raras: la piel de mi cara regresó a mis años adolescentes y se llenó de granos y espinillas... ¡¡y la piel de mi cuerpo se resecó a saco!! Tenía las manos constantemente agrietadas y no había forma de curarlas... ¡un suplicio! Es cierto que después se ha ido equilibrando, pero lo bueno es que ese shock me hizo ser consciente de que tenía que cuidarme la piel mejor que nunca, y lo he estado haciendo todo el embarazo.

Por otro lado, he intentado buscar (en la medida de lo posible) marcas con productos lo más naturales posibles. No he encontrado opciones para todo, pero bueno, aquí os cuento lo que he estado usando estos meses:

Estrías:

De mis fluctuaciones de peso en la adolescencia y años universitarios tengo el pecho y las caderas plagados de estrías, por lo que ahora con el embarazo estaba decidida a evitarlas. Para ello empecé con una crema especial antiestrías para embarazadas... con tal mala suerte que me hizo una reacción alérgica (¿no os he dicho que se me ha vuelto loca la piel?) y durante un par de semanas no podía dejar de rascarme. ¡Fue horrible!


Finalmente en una visita a Lush (ya sabéis que soy adicta) me recomendaron la barrita de masaje Therapy. La podéis ver en la foto superior, parece una pastilla de jabón pero con el calor del cuerpo y de las manos se va deshaciendo y se convierte en una especie de aceite. Me la he echado regularmente todas las noches, antes de dormir, en todas las zonas de riesgo: pecho, tripa y caderas. Huele genial. ¡¡De hecho ya he gastado 3 enteras!! Si acaso tenéis que tener cuidado porque os puede manchar un poco el pijama o camisón si os lo ponéis encima de inmediato. Puedo anunciar con orgullo que de momento no me ha salido ni una estría, ¡yupi!

Rostro:

Mi problema en el embarazo han sido las manchas producidas por el sol. Lamentablemente no me he dado cuenta hasta que era demasiado tarde (y una sombra marrón ha aparecido en mi nariz y otra ha quedado marcada permanentemente sobre mis labios! horror!). Estuve consultando y me dijeron que no me podía echar ninguna antimanchas durante el embarazo, por si acaso, así que lo que he hecho ha sido evitar que fueran a más. Desde el día que descubrí que tenía manchas he empezado a usar el Urban Fluid de Ladival que es una crema fluida de FPS50+ que se puede poner debajo del maquillaje y que queda mate. La verdad es que ya no me han salido más manchas o al menos no tan evidentes.
Pero vaya, que después del parto tendré que ver qué hago porque no me gusta un pelo tener una mancha justo en la zona del bigote!! Parezco Groucho Marx!! (¡¡¡Necesito recomendaciones!!!).


Por lo demás, en los primeros meses de embarazo usé mucho la mascarilla Cupcake de Lush, que me iba muy bien para la piel tan grasa y con espinillas. Ahora que ya se me ha equilibrado estoy usando más otra que se llama Don't Look at Me. Como hidratante antes de dormir me echo Gorgeous, también de Lush, que fue un regalo, y no me puede gustar más. (Nota: Sí. Mi cuarto de baño parece una tienda de Lush... De hecho cuando hago alguna incorporación nueva a la colección tengo que esconderla un poco para que Lucas no me eche la bronca!! jajaja)



Cuerpo:

Como os digo, en cuanto me quedé embarazada mis piernas y brazos pasaron a ser de lija pura. Un horror. Hasta entonces no había cuidado mucho la hidratación, pero me he tenido que poner las pilas. Los dos productos que he estado usando más que ninguno han sido Ro's Argan de Lush en la ducha (es como un acondicionador corporal: te lo echas en mojado y luego te aclaras y se te queda la piel muy suave) y luego su Dream Cream, que es ultra pringosa e hidratante. Yo, que toda la vida he huido de las cremas pringosas ahora me ha cambiado tanto la piel que soy feliz con ellas.





Con el verano, cuando salgo a tomar el sol he empezado a usar el aceite solar de Delial que es para pieles sensibles y con un FPS50+. Hasta ahora confesaré que usaba aceites con muy poco FPS (¡¡muy mal!!), pero visto el efecto del sol en mi cara, me volví loca a buscar uno que tuviera mayor protección y estoy muy contenta hasta ahora. 

Por otro lado, para los pies y piernas cansados e hinchados (que es mi día a día) alterno dos productos: el gel relajante de piernas Actidren de Elifexir, que es apto para embarazadas, y también la crema Pink Peppermint de Lush que es maravillosa (¡y rosa!).







Higiene íntima:

Durante el embarazo (y aunque ya lo venía haciendo, ahora con más razón que nunca) he estado usando un jabón especial para la higiene íntima. Aunque para el cuerpo soy de usar jabones de colores radioactivos, con mil aromas e incluso purpurina, es cierto que para las zonas más íntimas es importante usar un jabón específico, sobre todo en el embarazo durante el cual se producen un montón de cambios hormonales que afectan especialmente a esa zona. Yo ahora estoy usando el de Suavinex y la verdad es que me va muy bien.



Cabello:

Estoy feliz porque con el embarazo por primera vez tengo bastante cantidad de pelo (yo tengo el pelo muy fino y liso con lo que siempre parece que tengo muy poquito). Aún así estoy usando productos que me aporten volumen, intentando que sean lo más naturales posible. Los que uso sobre todo son los champús sólidos de Lush (en concreto el Montalbano, que huele a amor total) y, desde hace poco más de un mes, Big, que es un champú a base de sal que da muchísimo volumen. Como acondicionador uso American Cream.

Lo que me da miedo es el posparto, la verdad. Ya he leído que se cae mucho el pelo... ¡ay! ¡con lo feliz que estoy ahora!



Uñas:

Con el tema uñas ha sido donde he dado el giro más radical a mi vida, jaja. Dejadme que me explique. El último año y medio me enganché totalmente a las uñas semipermanentes y cada mes iba a hacerme un diseño nuevo. Realmente me iban genial porque me aguantaban pese a la cantidad de cacharros y moldes que friego a diario. Sin embargo, cuando me quedé embarazada leí que no era muy conveniente realizarse este tipo de manicuras, no sólo por los componentes que tienen los pintauñas, sino sobre todo por el tipo de productos que hay que usar luego para retirarlas. Por supuesto, cada cuál puede hacer lo que considere oportuno, pero yo me asusté un poco y decidí pasarme a la manicura con pintauñas 5free. Los pintauñas 5free están libres de los químicos que se consideran más peligrosos para el embarazo (sobre todo en los primeros meses) por lo que son seguros para utilizar sin mayores complicaciones. Sobre todo he estado usando los O2 de Beter, que me gustan mucho porque secan rápido, y para quitármelos uso el quitaesmalte de la misma marca, que no huele y que además no contiene acetona.

Pues nada.

Menuda chapa os he soltado así en un momento!!!

Y estaba pensando, ¿de qué os gustaría que hablara en mi próximo post? ¡¡Tengo algunas ideas, pero estoy abierta a propuestas!!

Besos a porrón,

Alma

miércoles, 6 de julio de 2016

Las cositas de Bruno, segunda parte: Su habitación

Hola!

Lo primero, ¡¡gracias!! Estoy impresionada por la cantidad de comentarios que me habéis dejado en la entrada anterior. ¡¡Me habéis ayudado un montón!!

He anotado las recomendaciones de marcas y productos... ¡¡sois la caña!!

Hoy vuelvo con el post sobre la habitación de Bruno.

La verdad, soy consciente de que no corría tanta prisa prepararlo todo, y de que la cuna va a pasar mucho tiempo hasta que la use, jajaja, porque dormirá en su minicuna junto a la cama, pero bueno, el cambiador sí que espero tenerlo a pleno rendimiento! jajaja.

El color lo elegimos Lucas y yo nada más comprar la casa. Hubo duda de si gris o mint y, al final, ganó el mint, que me gustaba a mí más y me parecía más alegre. El pobre Lucas creo que pensó que era mejor no llevar la contraria a una embarazada... jajaja.


martes, 21 de junio de 2016

Las cositas de Bruno, primera parte (bolsa para el hospital y cositas de higiene y salud)

Hola!

Yo por aquí de nuevo y, para variar, en lugar de hablaros de mis mascotas os voy a hablar del chiquitín que pronto tendremos en casa! Ya quedan menos de 7 semanas para conocerle… ¡¡qué nervios!! Hoy os hablaré mi súper compra en una parafarmacia online... porque... sinceramente. ¡¡estoy aterrorizada!!. No por el parto, que no me preocupa en exceso, la verdad. Sino por cuidar de un bebé tan pequeño… ¡¡¡tan pequeño!!! 

Me dice mi madre que no me preocupe, que una vez que lo tienes en brazos te sale el instinto y sabes cómo hacer todo… ¡¡pero yo estoy acojonaíta perdida!! (y perdón por la expresión, pero así me siento).

Total, que por instagram os he ido enseñando muchas de las cositas que le hemos ido comprando y, como sobre muchas (sobre todo sobre después del pedido de la parafarmacia online dosfarma.com al que pertenece la imagen inferior) me habéis preguntado el por qué de la compra (o también en dónde lo he comprado) pues he decidido hacer un par de posts al respecto (o quizá salga alguno más, ¡¡porque me he vuelto loca y he comprado muchas cosas!!).


lunes, 9 de mayo de 2016

Gatos y toxoplasmosis

Hola!!

Yo por aquí de nuevo.





Hoy quería hablar de nuevo de un tema que me lleva persiguiendo desde que os dije que estaba embarazada y son... ¡¡los gatos!! Ya lo expliqué en una foto de instagram hace meses pero he pensado que era mejor dejarlo por escrito aquí, para que más gente pudiera leerlo ahora o más adelante.


Sí. En muchas de las fotos que subo con Pinky o Minion recibo comentarios del tipo "¿Pero sigues viviendo con gatos?" o "¡¡Cuidado con los gatos!!" y en esos momentos me doy cuenta de la cantidad de mitos que hay al respecto.


jueves, 14 de abril de 2016

El Catio. Qué es y por qué lo he construido.

Hola!

Yo por aquí de nuevo!

Hoy os quiero hablar de mi Catio.




Un Catio, básicamente, es un patio cerrado con conexión a la casa que permite que los gatos domésticos (no acostumbrados a estar en la calle) disfruten de los beneficios del aire libre, sin necesidad de soltarlos. NO es una jaula ya que los gatos entran y salen según su decisión.

lunes, 28 de marzo de 2016

Viajar con animales

Esta Semana Santa me he llevado a Leadville conmigo a Gran Canaria. Primero, a los cursos que iba a impartir en La Cocinita Cupcakes y, después, a pasar unos días en un resort de playa también junto a Lucas.

Habéis sido muchos/as los que me habéis escrito con dudas sobre el tema de viajar con animales... Total... Que he pensado escribir este post y, de paso, inaugurar esta pequeña sección de www.almaobregon.com en la que os hablaré de todo aquello que no sea repostería (para lo que está ya ObjetivoCupcake) o deporte (para lo que tengo El Blog de Alma, en Runner's World).